Bienvenidas a las Terapias Alternativas de Vero Mariani

Bienvenidas a las Terapias Alternativas de Vero Mariani

¡Muy buen día a todas! Mi nombre es Vero Mariani y, como todas, soy muchas cosas; pero a los efectos de este punto de encuentro juntas, soy principalmente alguien que ama escribir, soy mamá (y mega fan) de Jazmín y soy una adicta al trabajo sin recuperación. Perdida para siempre. Estos son los detalles clave que nos meten en la trama, y antes de comenzarla, quiero agradecerle muchísimo a Mariquel y Vale por haberme convocado a formar parte de su blog. ¡Gracias totales chicas, es un honor!

Cuando Mariquel y Vale me invitaron a escribir una columna para su flamante blog (¡bienvenido a la blogósfera, querido!), me pareció divertido contar cómo una workaholic zarpada pasó de trabajar literalmente 14 horas al día a un poquito menos de la mitad, y con menos lucidez mental (con el parto debo haber perdido tres o cuatro neuronas importantes). Lo cierto es que cuando estoy con Jazmín (o Dindina, su apodo oficial), soy feliz y nos disfrutamos muchísimo: jugamos un montón, hacemos cosas de la casa juntas (todo lo que sea seguro para ella, obvio), y la pasamos genial. El problema aparece cuando tengo algo pendiente de laburo por resolver. ¡Madre de Dios, LA CALAMIDAD! Se me hincha la vena de la auto exigencia, me suda frío la nuca y, en vez de leerle a Dindina qué está eligiendo Bubba de la verdulería, le hablo de hashtags y cómo compondría la foto que necesito sacar y publicar sí o sí a las 19hs, ¡no puedo evitarlo!

Frente a esta situación, en la que no puedo ni siquiera leer mensajes de WhatsApp porque, al grito pelado de “Min Min Miiiiiin”, Jazmín quiere que le dé el celular para ver la foto suya que tengo como fondo de pantalla; tuve que encontrar la manera de lidiar con las ansiedades. Fuerte. Primero sopapo mental: no soy médica, de mí no depende ninguna vida. Segundo: las mujeres tenemos la capacidad de transformar quilombo en poesía (o como lo puso Gustavo Cerati en Déjà vu: “Sacar belleza de este caos, es virtud”), por eso decidí afrontar el asunto y sacarle el jugo. Así encontré mis propias terapias alternativas: descubrí qué cosas me tranquilizan y/o dan alegría y/o puedo hacer en este momento de mi vida para disfrutarla a pleno, y estar plenamente presente con mi hija, más allá de los 2367 mails que me quedan por responder (¡¡¡ODIO deber mails!!!). Que vamos: no hay verdad más grande que los hijos crecen rápido, y tengo el privilegio de poder verla crecer y acompañarla en sus primeras aventuras, muy de cerca.

Entonces: ¿qué hago frente a la ansiedad? Cocino, salimos a pasear, cocino, reordeno sectores de casa, cocino, escuchamos música y bailamos, armo plan para hacer algo que ella pueda disfrutar, cocino, nos tomamos el tren para ir a una estación pintoresca, cocino, armo un moodboard, etc. Sí, cocino mucho :D

En esta columna quiero compartirles mis aventuras con el espíritu de siempre ganarle a esas cosas que parecen tremendas en el momento, pero no lo son. Para nada. Quiero proponerles ideas para conviertan sus propias ansiedades en algo positivo, constructivo, y muchas veces también rico ;) Espero que les sume y que nos divirtamos juntas… ¡no hay mejor terapia que reírnos! :D

En síntesis…

Esto es Terapias alternativas, por Vero Mariani
Cómo lidiar con la ansiedad sin reclinarse en el diván 

Gracias por estar del otro lado y nos vemos en la próxima :D

 

Alma Singer | Blog de Vero Mariani

amigosalmasinger@gmail.com  

http://www.almasinger.com

http://www.facebook.com/almasinger

http://www.instagram.com/veromarianipics

https://www.instagram.com/almasingerblog/

http://www.twitter.com/almasingertwits

 


Clic aquí